Publicado: 7 de Febrero de 2013 a las 13:37

Orientación a las necesidades personales de cada cliente, ofreciéndole profesionalidad, experiencia, formación y agilidad para resolver sus asuntos.

Presupuesto cerrado y ajustado a los criterios de los Ilustres Colegios de Abogados.

Trato directo y personal con el cliente, garantizándole información continuada sobre la marcha del asunto, negociaciones, trámites judiciales y extrajudiciales.